Cómo limpiar la tela de un expositor:

En la gran mayoría de las ocasiones, estos expositores se ensucian de polvo y ante este tipo de suciedad superficial, la mejor opción es pasar un paño de hilo seco que elimine el polvo o bien utilizar un paño humedecido y realizar varias pasadas. Procura que los movimientos sean circulares para no rayar el material.

Si por el contrario, el expositor tiene manchas que perduran, lo más aconsejable es que apliques una mezcla de limpiador de vidrio y detergente neutro con agua. Al igual que en el punto anterior, acuérdate de realizar movimientos circulares con un paño suave. 

Por último, es importante secar todas las zonas húmedas sobre las que has aplicado el paño. Si quieres que el acabado sea brillante, aplica un poco de abrillantador. Te aseguramos que el expositor lucirá como el primer día.